DESEOS

Estos meses han sido unos tiempos difíciles para todos nosotros y hemos tenido que decir adiós a personas queridas. La situación no nos ha permitido poder despedirnos correctamente y escribir es una muy buena forma de expresarse y dejar ir todos los sentimientos que quedan encerrados en nuestro interior. Este texto me permitió expresarme en su momento y decir adiós a una de las personas más importantes de mi vida y espero que os transmita tanto como a mí.

No sé que me está pasando. Me siento encerrada dentro de mi cabeza, dentro de mi cuerpo, dentro de mi corazón. Todo a mí alrededor me parece extraño, como si estuviera en otro espacio y otro tiempo. Miro al espejo, pero no reconozco al reflejo y me asusto al ver lo que me enseña. Parece todo una fachada, como si la chica frente a mí fuera simplemente una muñeca movida por títeres que no supieran dibujar bien una sonrisa. El tiempo parece relantizarse y me doy cuenta de que es porque ya no estás tú. No sabes cómo me gustaría que junto a mi reflejo apareciera el tuyo y que con una simple mirada reconstruyeses a la muñeca que dice que puede con todo, pero que en realidad se está viniendo abajo por dentro. Porque tus abrazos olían a hogar y tus besos a cálidas bienvenidas. El mundo pierde color si no estás tú y la muñeca sigue mirándose al espejo deseando poder oír tu voz una vez más. Deseando poder volver atrás solo para verte una vez más. Y tú silueta desaparece dejándome sola frente a esta muñeca a medio construir, enseñándome una realidad que no quiero aceptar, ni pienso vivir. Porque no sé que me está pasando. Todo parece tan extraño y sacado de lugar, que no puedo parar de pensar en que me encuentro atrapada en medio de una pesadilla creada por mí. Que no puede ser que tan grandes personas sufran tanto y que no es posible que sea imposible darte un último abrazo. Y es que eras la viva definición de familia, de unión y de cariño. Tú eras la única capaz de reunirnos a todos, la única capaz de hacernos ver que realmente éramos una gran familia y que podíamos contar los unos con los otros. Y ahora, de repente, ya no estás. Ya no podré hacerte reír con mis caretos mi con mis bailes improvisados. Las comidas de los domingos ya nunca serán las mismas, ya que la casa también llorará tu ida. Porque eras y eres especial y lo daría todo por un último abrazo tuyo, por una despedida. Me siento perdida, fría y asustada. Estoy confundida y enfadada con el mundo por la situación y solo quiero chillar hasta que ya no me queden fuerzas y todo mi interior se quede tan vacío como yo. Pero solo espero que estés donde estés, estés bien y que te acuerdes de lo mucho que te queremos.

 

alireza-pakdel-coronavirus-illustrations-30[1]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s