MUJERES

Hoy es un día importante para las mujeres. Se acerca el día 8 de marzo, día internacional de la mujer, en el cual miles de personas alrededor del mundo salen a manifestarse, reivindicar sus derechos y demostrar la importancia del feminismo.

Es un día en el que tenemos que mostrarnos, levantarnos y chillar a pleno pulmón todas las injusticias que seguimos callando. Y por eso mismo queremos hablaros de cómo sufrimos nosotras ese gran peso de la sociedad y cómo eso nos afecta o nos ha afectado junto al Trastorno Alimentario (TCA).

Primero de todo, cabe decir que entorno al TCA nos encontramos con un sinfín de estereotipos y etiquetas en cuanto a quienes padecen dicha enfermedad. La más extendida es que es una enfermedad de mujeres y que los hombres no la padecen. Eso, es una gran mentira que se ha ido extendiendo a lo largo de los años y que dificulta que los hombres que la sufren puedan pedir ayuda, ya que sienten que eso les vuelve afeminados, débiles, en fin, menos hombres. Y es que, según las estadísticas, aunque más mujeres padezcan esta enfermedad, cada vez hay más hombres que tienen diagnosticado un TCA y tienen el mismo derecho a recibir ayuda, ya que el TCA no es una enfermedad de un solo sexo, sino que puede afectar a cualquier persona.

A medida que vamos creciendo nos damos cuenta de muchas ideas que nos han ideas que se son han ido imponiendo y que hemos por ciertas aunque realmente, si nos paramos a pensar en ellas, nos parecen totalmente descabelladas y sin sentido, más aún viniendo de nosotras mismas como mujeres. ¿Cómo han llegado estas a nuestras cabezas?

Si nos paramos a pensarlo podemos ver como desde que nacemos se nos divide a los chicos y a las chicas decidiendo por nosotras qué debe gustarnos, desde los juguetes hasta el color de nuestra habitación. Crecemos y esta separación se hace aún más evidente y nos eligen hasta nuestras aficiones. Si eres chico no puedes hacer baile, ¿acaso eres una nenaza? Y tú, marimacho, el básquet no es para ti, es un deporte muy bruto, ¿has visto a alguna princesa que haga esto?

untitled

Sin darnos cuenta vamos recibiendo comentario tras comentario, estas un poco regordeta, así no te va a querer nadie, así vestida vas provocando, normal que luego haya violaciones. Uno tras otro nos van diciendo cómo debemos actuar, cómo debemos vestir, qué debemos saber hacer, hasta que nos vemos atrapadas dentro de una jaula de normas sociales. Estas ideas entran en nosotras sin casi darnos cuenta y les hacemos caso por miedo a no encajar, a ser diferentes y a quedarnos atrás.

Por eso, parte de la base del TCA se encuentra en cómo es nuestra sociedad hoy en día. Acabamos centrándonos en buscar la perfección definida por la sociedad, que no ahogarnos en nuestros problemas. Sera aceptadas por la sociedad nos parecen un gran salvavidas en medio de una gran tempestad, pero luego, nos encontramos con que era una falsa salvación y que nos ha llevado a la deriva, ya que el mar de problemas sigue sin resolverse. Nos damos cuenta de que agarrarnos al salvavidas solo nos ha hecho perdernos aún más.

Queremos reivindicar que no tenemos esta enfermedad porque nos importe solamente el físico y el ser guapas, vamos más allá. Queremos ser buenas personas, aceptadas, queridas, queremos tener una vida feliz. Y sí, nos fijamos en el cuerpo y en nuestro aspecto, porque durante una etapa creíamos que era lo más importante en nuestras vidas. Pero al final nos damos cuenta que eso es lo menos importante. Que realmente lo que queremos es tener una vida feliz, con gente que nos quiera a nuestro alrededor.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s