SUFRIMIENTO

Hoy hemos invitado a nuestros compañeros de la terapia de grupo de afectivo sexual para poder compartir sus vivencias.

Discutiendo el tema para hablar hoy, hemos sacado en conclusión que todos compartimos el sufrimiento como principal detonante de todo. Porque escuece, como la herida que rocías de sal y aun no ha cicatrizado. Gente que sufrimos abusos, relaciones toxicas, acoso… no queremos darnos cuenta o nos somos consientes de lo que realmente sucede. A mas a mas, nos inunda tanto el miedo, que nuestro inconsciente lo bloquea cubriéndolo en nuestro caso con un síntoma alimentario, la agresividad o incluso la autodestrucción.

Pero llega un día, un día en el que todo cobra sentido. Un día en el que conectas con tu sufrimiento, con el dolor mas profundo que llevas en tu interior. Te quitas la máscara y el aire fresco no te sienta tan mal, aunque te despeina más de lo que te esperabas. Y todo lo que de día ignoras con una actitud de pasotismo, cobra vida de noche, cuando te inundan las pesadillas y el insomnio.  El no poder dormir y el cansancio matutino. Luego viene el miedo a contarlo, por pánico a ser el bicho raro al que todos señalan y al que nadie cree. Por miedo a sentirte solo de nuevo. Tan solo como en el momento en el que caminabas sobre ese infierno en llamas. Miedo a contarlo y hacerlo real; que haya ocurrido de verdad ¿esto me ha pasado a mi?, miedo a hacer una bola de nieve un problema que tu consideras insignificante y pequeño. Mas tarde van apareciendo los recuerdos, aquellos de los que quisieras hacer reset en tu memoria. Gestos, o palabras,  que por pequeños que sean te recuerdan a ese maldito momento. No estás viviendo ese instante, pero si lo estas reviviendo porque lo sientes TODO casi como si fuese real. Al contarlo, y estar viviéndolo en tus propias carnes, temes el simple hecho de salir de tu casa. Por si acaso te encuentras a esa persona, si la ves en el coche, si te sigue, si te busca, si te toca… todo te aterroriza, y un escalofrío te recorre el cuerpo de la cabeza hasta los pies paralizándote por completo; situaciones que para muchos resultan cotidianas pero para nosotras se convierten en una constante agonía a causa de nuestra inseguridad.

sufrimiento

Paradójicamente, muchas de nosotras, por mucho que conozcamos sobre el tema, no hemos sido capaces aun de contarlo nuestras familias. ¿Por qué? Pues porque nos aterra la reacción que puedan tener y como todo ello pueda repercutir en nuestro entorno. Al mismo tiempo, un tema como el amor que resulta tan bonito y esta tan idealizado para la sociedad, para nosotras se ha convertido en un tema tabú, ya que cuanto menos hablemos de ello mejor. Porque cuesta perdonar el engaño y la traición cuando llevas el dolor tatuado en la piel.

No dejes que le den la vuelta a la tortilla si es que estas pasando por una situación parecida. Encuentra la llave de la puerta en la que te han encerrado y permítete abrir otras puertas para descubrir nuevos mundos. Porque no hay mas ciego que el que tiene una venda el los ojos, y, no solo no quiere quitársela, sino que además, se ve guapo con ella. Conócete, respétate y busca quien eres tú sin el o ella. No estás solo/a

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s