UNA VIDA SIN ENFERMEDAD

El lunes hicimos una terapia de grupo en la que nos dieron un papel que decía «Imagina y describe una vida sin enfermedad»… después de pensar mucho y de darle muchas vueltas, comencé; aquí os dejo mi vida sin enfermedad.

trastornos_alimentarios_consideraciones

«La imaginación es una virtud y un defecto que todas las personas tenemos. Virtud porque nos permite soñar e ilusionarnos, y vuelves a tener esa infancia de la niñez que todos necesitamos. Pero defecto, porque vivir en algo irreal constantemente y, de esta manera, terminar viviendo en el cuento de la lechera. Dicho esto, ahora voy a dejar volar mi imaginación…

Una vida sin la enfermedad sería, para mí, lo más próximo a la felicidad más habitual y no tan poco frecuente.

Que mis padres estuvieran tanto en las buenas como en las malas, que me escucharan más y dialoguen en conversaciones donde la comunicación fuera la clave y no tantos sermones, que ejercieran de padres y que sus problemas de pareja, no nos terminen perjudicando a nosotras, sus dos hijas, que pregunten y que no juzguen, que empaticen y no se afiliaran a la desconfianza… Yo reconozco que también debería cambiar aspectos relevantes para la unión familiar esperada, como por ejemplo no faltar el respeto, aceptar límites que como mis padres tiene derecho de imponerme, ya no tendría la vía de la enfermedad, del síntoma como excusa a mi malestar, por ello tendría que pedirles ayuda directamente.

En el ámbito social, también sería más yo, podría fluir ni juzgaría todos mis movimientos y cualidades por lo que mi personalidad no estaría encadenada al miedo, a la crítica y a engordar, pero sobretodo a quedarme sola, a fracasar y a no dejar huella.

Con mi hermana… pues con mi hermana me gustaría ser un ejemplo en el que ella pudiese ver que existe dejar la enfermedad atrás y seguir tu esencia hacia adelante. Supongo que le daría más importancia al yo estar curada y ver como ella se consume dejando aún que la enfermedad dirija su vida, pero me llenaría y compensaría cambiar el papel de hermana peque a mayor para que tuviera un referente de capacidad y realidad delante y próximo suyo. Me siento en deuda.

Y finalmente, conmigo misma. Realmente, imaginando como estoy ahora tengo la sensación que es más una carta a los reyes que mi futuro; sinceramente, no lo veo… me refiero, me cuesta confiar que pueda haber una chica sin el TCA como muleta para apoyarse cuando esté cansada de andar. Llevo años con esta enemiga y cuesta pensar que pueda vivir sin ella.  También es preguntarme si quiero… pero dejando volar mi imaginación de  nuevo, diré que sí, sería  muy guay una vida donde pudiera darme caprichos de comida cuando me apeteciera, pudiera comer tranquila, sin pensar en tener que compensarlo o que me está engordando o que qué hago si no lo necesito con este cuerpo que no acepto. Sin enfermedad podría querer mi cuerpo y eso evitaría muchas ralladas de olla innecesarias que sólo me hacen mal. También sería más fuerte y estaría más orgullosa de mi misma porqué habría podido superar a la vocecilla interna que me supera muchas veces.

Podría quedar con mis amigas sin prejuicios propios y viajar sin objetivos enfermizos sólo con el propósito de vivir y “carpe diem”. Hacer deporte para liberarme e ir a la playa para ponerme conguito. Pero bueno… como soñar es gratis, que no quede. Y la esperanza y el positivismo del momento sigue integrado en mí así que espero, que algún día sea real y no sólo lo que me gustaría, no sólo fuera mi imaginación.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s