XI – AUTOIMAGEN

¿Sabes lo que es mirarse al espejo y que no salga precisamente una sonrisa? Voy a contarte una historia… Mi historia. Mi día a día.

Me levanto de la cama a trompicones, preguntándome si realmente merece la pena. Me preparo la ropa para hoy… aunque suene sencillo, es algo bastante complejo. La ropa no puede apretarme, no vaya a ser que el mundo vea lo “gorda” que estoy. Soy incapaz de llevar pantalones, y que se me noten esos kilos de “más”. Olvídate de esos jerséis con una goma al final, porque dejan ver mi barriga cervecera… Así que después de un buen rato tomando esta dura decisión, decido ponerme la falda más ancha y el jersey más largo del fondo de mi armario. Mientras me quito el pijama para meterme en la ducha, no paro de pensar en el asco que doy. Me veo la barriga, las piernas, los brazos, el culo… me derrumba. Poco a poco me voy dando razones para no salir hoy de casa… ¿Por qué voy a dejar que vean esta parte tan sucia y repugnante de mí?

Me lavo una y mil veces, intentando sacudir toda esta suciedad que llevo encima, pero no es algo que se pase con una buena ducha… sino con una buena dieta. Así que, bajando a desayunar, me pregunto qué escusa puedo meterle hoy a mi familia para irme pitando sin pillar nada para empezar el día.

Esta es mi vida. Así son mis mañanas… llenas de vacío, asco, soledad y mentiras… bueno, ERAN mis mañanas.

Es curioso lo duros que llegamos a ser con nosotros mismos y lo que llegamos a machacarnos… ¿por qué fijarnos en algo tan superficial como el físico? Voy mucho mas allá que eso… soy lo que soy y me quiero así, tal cual. Soy esa chica que consigue sacar una sonrisa cuando su madre llora. La que se levanta cada mañana dispuesta a cambiar vidas… incluida la mía. La que lucha por seguir adelante, por muchas piedras que encuentre en el camino. La que supera sus miedos cada día delante del plato. Esa que no tira la toalla. La que perdona y sana un corazón herido. La que levanta a su mejor amigo cuando cae en el desanimo.  La que es capaz de responder amable y respetuosa a ese subnormal que te insulta por la calle. La que resuelve sus problemas de cara… La fiel. La leal. Educada. Sincera. Simpática. Comprensiva. Cariñosa…

Esa soy yo. No soy un cuerpo. No soy un peso. No soy un objeto. Soy esos valores. Esas acciones que van cambiando el mundo de los que me rodean. Soy virtudes. Soy persona. Y si no eres capaz de ver más allá de mi físico, el problema pasa a ser tuyo, no mío.

 

Rafa Espino – Te tienes a ti (Prod. Dizzla D)

Un comentario sobre “XI – AUTOIMAGEN

  1. No sé qui ets, ni quin és el teu aspecte. Només ser que, en llegir el teu escrit, m’has semblat una persona preciosa! Gràcies per recordar-me que som qui som i què som perfectes com som. La resta només es en les nostres ments, la nostra imaginació, l’artifici…
    Gràcies per recordar-me que per això, perquè sóc qui sóc mereixo estimar-me!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s